ALERGIAS ALIMENTARIAS

¿Qué es una alergia?
La alergia es una reacción anormal y exagerada del sistema inmune, el que está encargado dentro de sus muchas funciones, del reconocimiento de cualquier sustancia que penetre al interior de nuestro organismo, ya sea a través de la vía oral, inhalándolo por la vía respiratoria o por la piel, expresándose en una serie de síntomas que detallaremos luego.   A estas  sustancias extrañas al organismo, se les denomina alergenos.

 Si nos abocamos al tema de los alimentos como alérgenos, una alergia alimentaria, sería la reacción causada por un alergeno que es ingerido sobre nuestro aparato digestivo, el factor alergeno es el componente proteico del alimento, independientemente de su concentración en el mismo. Las reacciones alérgicas se dan tanto en niños como en adultos, pero algunas alergias se inician cuando la persona comienza a masticar e ingerir alimentos.

La lactancia es un momento crucial, ya que diferentes estudios demuestran que los bebes alimentados con leche artificial son más propensos a padecer alergias alimentarias. La leche materna es rica en IgA  o inmunoglobulina A, que es estructuralmente una macro proteína de estructura compleja, la que tiene por función protegernos evitando entrar en contacto con sustancias extrañas al organismo, ya sean éstas alérgenos u otras, como las toxinas que producen muchas bacterias, las que tratan de atravesar nuestra barreras naturales (piel y las mucosas como la de nuestro tubo digestivo). Dentro de sus muchas funciones, la IgA protege a los lactantes de padecer  alergias alimentarias.

 Los alimentos típicamente considerados alergenos son los siguientes:
• Leche,
• pescados y mariscos
• la clara del huevo
• algunos vegetales, como el trigo, las  papas y tomates,
• frutas: fresas, melocotón, cítricos (naranja, kiwi, limón),
• frutos secos, (típicamente el  maní, uno de los que con más frecuencia produce reacciones graves)
• chocolate: en realidad se refiere a sustancias que simulan este sabor y en las menos de las veces al chocolate propiamente tal, como los colorantes que se agregan a muchos alimentos naturales (tartrazina, colorante artificial, etc,),

¿Cuales son los síntomas de una alergia alimentaria?


Los síntomas de las alergias alimentarias son modulados por factores genéticos (herencia) y ambientales, como el frío, el tabaco, el estrés y la contaminación.

A mayores  antecedentes  familiares  con alergia alimentaria, mayor será  la incidencia de padecer este trastorno.

Estos síntomas son comunes a diferentes tipos de alérgenos y  principalmente suelen manifestarse en los aparatos digestivo, respiratorio y en la piel.

• aftas bucales (fuegos), edema (hinchazón de labios, lengua, cara), prurito (picazón) peri labial, como sucede con la palta,
• náuseas  y vómitos,
• dolor  abdominal, constipación, diarrea, hemorragia digestiva (como ocurre en la alergia a la leche de vaca en el recién nacido y lactante menor alimentado con relleno),  
• prurito anal y perianal,
• tos espasmódica, asma, disfonía,
• Otros, como dolor de cabeza, etc..
la máxima expresión de alergia se llama shock anafiláctico. Este es un estado de insuficiencia circulatoria aguda y de carácter muy grave. Suele darse cuando la alergia afecta simultaneamente a varios órganos. Está caracterizado por una disminución de la tensión arterial, y un aumento de la frecuencia respiratoria y cardiaca. Ante su aparición se deben administrar los fármacos correspondientes de manera urgente.

Diagnóstico

Para poder diagnosticar una alergia alimentaria es fundamental un exhaustivo interrogatorio por parte del médico o profesional a cargo, para así poder descubrir cuál o cuáles son los agentes alergenos.
Será importante hacer una anamnesis alimentaria, pero para su diagnóstico final deben realizarse pruebas cutáneas y de laboratorio (Prick test  y Patch test).

También ayudan al diagnóstico algunos tipos de dietas, las que consisten en probar, provocar y eliminar a los supuestos alérgenos alimentarios.

Todos estos procedimientos, deben ser hechos por especialistas, por lo que es importante consultar en primera instancia a su doctor de cabecera y éste profesional derivará si ello fuese necesario.

Tratamiento

El tratamiento es, por supuesto, tratar de eliminar de eliminar el o los alérgenos identificados.
Cuando la alergia es estacional, se debe a alimentos disponibles por temporada, pero si la alergia es continua, es aquí donde deben seguirse los tres pasos antes mencionados de dieta de prueba, dieta de provocación, y la dieta de eliminación.

Con respecto al tratamiento medicamentoso, podemos mencionar la inmunoterapia o vacunas desensibilizantes (inyección en pequeñas dosis del alergeno), las cuales tienen como fin acostumbrar al organismo al alergeno para así disminuir la reacción alérgica.

Actualmente la vía sublingual ha demostrado un alto grado de eficacia y seguridad para este tipo de tratamiento.

Por otro lado, los tratamientos antihistamínicos, broncodilatadores (inhaladores) y corticoides, son utilizados para disminuir los síntomas y  siempre deben ser hechos bajo supervisión médica.
En el caso de una reacción anafiláctica podemos utilizar la adrenalina, la que incluso existe en presentaciones inyectables especiales (Adreject™), diseñadas especialmente para pacientes que han presentado este tipo de reacción y que el médico debe enseñar a utilizarla en una situación de emergencia y así evitae el shock anafiláctico.

Finalmente, es de importancia tener presente que estos trastornos desde el punto de vista epidemiológico, han aumentado su incidencia en el mundo, especialmente en occidente, por lo que es necesario cuidar con mayor rigurosidad nuestra alimentación y siempre consultar al especialista  con el fin de evitar una reacción de mayor gravedad al seguir exponiéndose al o los alérgenos a los que somos susceptibles.

Dr. Miguel Plaza Santibáñez
Pediatra  y Médico  de Medicina Familiar
Universidad de Chile
Director Médico Clínica Plaza Chicureo